Apego


¿Qué es el apego?


El apego es un vínculo específico y especial que se forma entre la madre y el niño, o entre el cuidador y el niño. 

Dentro del apego veremos distintas fases, las edades son orientativas, cada niño es único y no podemos enmarcarlos en tablas de edades:



FASES DE DESARROLLO DEL APEGO

ETAPA DE PREAPEGO (del nacimiento a 6 semanas) El bebé reacciona ante las voces más familiares, sin evidencia de reconocimiento concreto. Aplica sus reflejos innatos: llora, agarra. etc. Está en contacto con mamá, la empieza a reconocer, se refuerza el vínculo, empieza el apego. 


ETAPA DE FORMACIÓN DEL APEGO (6 semanas a 6-8 meses) Distingue a la madre de otras personas. Pero no muestra muchas diferencias al separarse de ella, pueden sostener al bebé en brazos familiares y amigos, no parece que le afecte. Por este motivo muchos bebés que empiezan a acudir a la Escuela Infantil con 4-5 meses no lloran en la adaptación, no lloran cuando sus mamás se marchan y los dejan en la clase. Pero es probable que en pocos meses cuando los dejen en la misma clase, con la misma educadora, sí que lloren. Empiezan la etapa del apego.


ETAPA DE APEGO (6-8 meses a 18 meses 2 años) Esta es la fase de apego propiamente dicha. La búsqueda de la madre se hace imprescindible y es común que el bebé rechace el contacto físico incluso con un familiar cercano. Ya que el bebe quiere mantener la proximidad con la figura de apego y la distancia con los extraños. 


FORMACIÓN DE RELACIONES RECÍPROCAS (de 18 meses 2 años en adelante) La aparición del lenguaje y la capacidad de representarse mentalmente a la madre, relajan su tendencia a seguirla. En adelante, podrá saber y entender por qué se ausenta mamá y ya es capaz de imaginarla y representarla. Su desarrollo cognitivo es mayor y puede comprender situaciones en las que mamá vaya a trabajar, o se ausente durante un rato, etc.



DISTINTOS TIPOS DE APEGO

Apego seguro (65% de los niños):


Son niños que cuando están con sus madres (o con su figura de apego) exploran tranquilamente, juegan, a cierta distancia de ella. Son capaces de jugar solos, y también pueden incluir a la madre en sus juegos. Cuando la mamá se va, los niños de apego seguro se intranquilizan, lloran y la buscan (esto también depende de cada niño), pero el cuidador ya sea educador, maestro o familiar puede calmar al niño, explicarle la situación.

El reencuentro con mamá es muy emotivo, los niños de apego seguro las abrazan, se alegran mucho de verla, pero en poco tiempo volverán a jugar felices separados de ella (separados pero sabiendo que mamá ya no se va).

Apego inseguro (35%):
Dentro del apego inseguro encontramos tres tipos:

Apego ambivalente-resistente (10-12%):


Son niños que exploran muy poco aún estando sus mamás, les cuesta mucho separarse de ellas, no suelen involucrarse en juegos con el educador o maestro. Cuando se produce la separación sufren verdadera angustia, y el educador o maestro no puede hacer nada por calmarle. 

Cuando se produce el reencuentro con la madre el niño se muestra ambivalente hacia ella, por un lado no se separa de ella, pero por otro parece enfadado y se resiste a los intentos de ella por calmarle.

Apego evitativo (20%):


Este tipo de apego es difícil de ver, pues son niños que parecen "neutrales", juegan sin necesitar a mamá y aceptan al nuevo cuidador sin ningún tipo de problema, aparentemente. Al marcharse la mamá ellos no parecen notar su ausencia no surge malestar ni angustia, y cuando regresa mamá ante el reencuentro la ignoran, no la buscan y si no es ella quien inicia un contacto físico el niño que tiene apego evitativo evitará a su madre abiertamente.

Esta manera de evitar a mamá es el mecanismo que el niño  a aprendido para autorregular su angustia, cuando a visto que su figura de apego no lo hace.

Apego desorganizado-desorientado (3-5%):


Este tipo de apego por suerte no es muy común, pero existe. Son niños que muestran conductas tanto del apego ambivalente-resistente como del evitativo. El niño siente angustia tanto con la presencia como con la ausencia de la madre , podemos ver conductas de miedo ante la figura de apego. Este tipo de vínculo se ha construido al vivir el niño situaciones amenazantes de maltrato o negligencias en los cuidados, pero también se puede dar en situaciones en las que el niño es algo "temido" por el adulto.


FACTORES QUE AFECTAN AL DESARROLLO DEL APEGO


Encontramos 4 factores que influyen en el tipo de apego que se construirá con nuestro bebé.

Características del niño y tipo de parto: Niños separados de sus madres durante horas dependiendo del tipo de parto (cesáreas, prematuros) o por causas de gravedad del bebé recién nacido. Puede afectar al tipo de apego, es muy importante no separar al bebé de su madre, cada vez se está consiguiendo más.


Separación maternal: Niños que al nacer por causas de urgencias han tenido que ser hospitalizados, esto supone una depresión analítica para el bebé y puede influir en las primeras relaciones. 


Privación materna: Bebés que a partir del tercer o cuarto mes y el primer año no están con sus madres, o están un par de horas al día. Estos bebé manifiestan apego inseguro también con los cuidadores.


Calidad de la crianza: Depende mucho del tipo de crianza, del tipo de padres, nuestro apego será de un tipo u otro. Escuchar a nuestros bebés, acudir ante sus lloros, calmarles y acariciarles iniciaran un apego seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada